Misión compasiva: Cambiando las probabilidades para la curación - El compromiso de un rescatista para rehabilitar a un canino que lucha.

Misión compasiva: Cambiando las probabilidades para la curación – El compromiso de un rescatista para rehabilitar a un canino que lucha.

En el cálido mes de mayo, un vecino preocupado se comunicó con Stephanie Smith-Justus, relatando la difícil situación de un canino y compartiendo sus ideas sobre cómo ayudar compasivamente a este ser claramente necesitado.

Smith-Justus, afiliada a un refugio municipal de animales y defensora de la Sociedad Humanitaria del Condado de Buchanan en Virginia, un bastión contra la eutanasia, se unió rápidamente con su esposo y se apresuró al final de la calle, guiados por el relato del vecino sobre la ubicación del perro.

A pesar de una búsqueda exhaustiva a través de los bosques densos, el abandono parecía inminente. Sin embargo, afortunadamente, su esposo se topó con el perro languideciente, oculto entre una maraña de vegetación al final del camino. “Stephanie, su supervivencia parece improbable”, lamentó, según lo contado a The Dodo por Smith-Justus.

 

 

Inicialmente, el perro presentaba marcas similares a quemaduras. Con apenas cuatro meses de edad, fue asediado por un severo ataque de sarna demodécica, probablemente una ɩаmeпtаЬɩe herencia de su madre. “La gravedad fue sorprendente”, insinuó Smith-Justus. “Imaginen una quemadura de segundo grado”.

Coincidentemente, un veterinario había establecido recientemente su residencia cerca. Smith-Justus y su pareja, sosteniendo al diminuto canino, se apresuraron hacia la casa de este nuevo vecino. “Olvidamos la formalidad de golpear”, explicó. “Entré corriendo a su domicilio, con el cachorro en brazos”.

Tras el examen, el veterinario, bautizando al perro como Watkins en honor al lugar de su descubrimiento, percibió de inmediato su estado precario. “Ella opinó que su muerte eга inminente”, esclareció Smith-Justus.

Transportado rápidamente a la clínica veterinaria, descubrieron que las aflicciones dérmicas de Watkins eran solo la punta del iceberg. La pobre criatura había sido objeto de múltiples ataques con perdigones. Su peso, apenas 34 libras, y la prolongada inanición habían llevado a un colapso intestinal.

La desnutrición había detenido el desarrollo de sus tobillos. “Sus tendones habían perdido su elasticidad”, describió Smith-Justus. “Pararse en sus almohadillas eга imposible; su paso eга un doloroso desafío de muñeca floja”.

La sarna casi había vencido su frágil forma. “Los líquidos fluían constantemente de él”, recordó, describiendo un halo húmedo de 8 pulgadas que lo rodeaba perpetuamente. “Su hinchazón eга pronunciada”.

 

 

La difícil situación de Watkins afectó profundamente a Smith-Justus. Su principal preocupación eга su tratamiento humano. “Si su estado requiere la eutanasia, lo acepto”, profesó al veterinario, “sin embargo, nuestro objetivo es su máximo bienestar”. La respuesta del veterinario fue firme: “Tratemos de salvarlo”.

El camino hacia la recuperación estuvo lleno de tribulaciones. Después de ser transferido de la clínica, Watkins sufrió una torsión intestinal, que requería una cirugía urgente, con escasas esperanzas de sobrevivir. “Prepárate para su partida”, aconsejó el veterinario a Smith-Justus. Pero, desafiando las probabilidades, Watkins perseveró hasta el siguiente amanecer.

La situación empeoró semanas más tarde. Negándose a ingerir alimentos, Watkins perdió peso y necesitó un tubo de alimentación, que posteriormente se desalojó. Smith-Justus caracterizó su recuperación como una serie de eventos desafortunados.

Watkins soportó 119 días bajo cuidado veterinario, incluyendo un tiempo en la UCI de Virginia Tech. Durante esta odisea, un coro global de buenos deseos, familiarizado con su historia, envió mensajes de apoyo. Regalos como mantas y camas para perros llegaron desde tierras lejanas, y una familia viajó desde otros estados para visitarlo.

Una página de Facebook, que relataba su viaje, acumuló más de 12,000 seguidores. “Su imagen y narrativa resonaron con otros tan profundamente como conmigo”, reflexionó Smith-Justus.

 

 

Gracias a su red de apoyo y resiliencia, Watkins regresó al cuidado de Smith-Justus el 11 de julio. Sin embargo, su odisea médica continuó, con tratamientos semanales para una infección de oído y sarna demodécica.

Notablemente, la perseverancia de Watkins sorprendió a todos. Cuando sus piernas le fallaron, Smith-Justus buscó una consulta adicional. Sin embargo, en un giro serendípico, Watkins de repente se puso de pie y caminó correctamente. “Su recuperación me dejó sin palabras”, expresó.

 

 

Durante los meses siguientes, Watkins, aún convaleciente, se acercó más a la vitalidad de un cachorro normal de 10 meses. Su miedo a los vehículos y al equipo de jardinería disminuyó, siendo reemplazado por un gusto por los paseos en coche. Ganó fuerza y confianza, recientemente dominando juegos en el patio sin dolor.

“Watkins es una alegría pura, un perro maravilloso”, reflexionó. Su fuerza y salud dermatológica mejoraron, al igual que su condición auditiva.

 

 

Su compañero acuático, un langostino de juguete, lo acompaña desde su plato de agua hasta los arrullos nocturnos. A pesar de su pasado desgarrador, Watkins irradia una gran cantidad de afecto. Cuando Smith-Justus recientemente cuidaba a unos gatitos manchados de hollín y a su madre, Watkins los acogió con entusiasmo y los acicaló bajo la atenta mirada de su ansiosa madre.

El viaje de Watkins sigue siendo arduo y actualmente está recibiendo tratamiento con Prozac para lidiar con el estrés de sus encuentros médicos. Cada día revela más del enérgico canino escondido detrás de sus tribulaciones tempranas.

 

 

“El equipo de Virginia Tech albergaba esperanzas y rezos por él, pero dudaba de sus perspectivas de supervivencia… él nos dejó atónitos a todos”, declaró Smith-Justus. “Él es, verdaderamente, un milagro.”

Se agradecen las contribuciones hacia los gastos veterinarios continuos de Watkins.

Para evitar que más perros experimenten el destino de Watkins, considera la adopción. Visita Adopt-a-Pet.com para descubrir perros que necesitan un hogar para siempre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *