Un cachorro de oso encuentra alegría en la alimentación con biberón en un santuario turco: un momento conmovedor.

Un cachorro de oso encuentra alegría en la alimentación con biberón en un santuario turco: un momento conmovedor.

Un encantador cachorro de oso fue descubierto solo en la naturaleza de Hakkari, una provincia cerca de la frontera turca con Iraq, sin su madre. Un centro de rescate turco en las cercanías acudió en su ayuda.

El bebé oso, cariñosamente llamado ‘Hakvan’, puede ser visto bebiendo con entusiasmo de un biberón en fotos tomadas después de su rescate. Estas imágenes documentan su viaje hacia la recuperación después de su aventura en solitario.

Después de separarse de su madre en Hakkari, el cachorro de oso fue transportado a Van por trabajadores de rescate turcos para su cuidado. Lo alimentaron diligentemente cada tres horas y le proporcionaron supervisión constante.

El profesor Lokman Aslan, director del centro, informó a los reporteros que el centro trata numerosos animales heridos cada año, pero avistamientos de osos en el este de Turquía son raros. “Hakvan ahora goza de buena salud. Lo alimentamos y lo liberamos de nuevo en el área donde perdió a su madre, pero desafortunadamente no pudo encontrarla”, declaró, según informó The Frontier Post. “Así que lo trajimos aquí, donde tiene un hábitat que se asemeja mucho a su entorno natural.”

Aunque recientemente se han observado más osos en la zona, Aslan señaló que recientemente habían tratado a dos osos adultos heridos.

Tomando breves pausas para recuperar el aliento, el cachorro de oso, que fue separado de su madre en Hakkari y posteriormente transportado a Van para recibir atención médica, es alimentado cada tres horas y monitoreado diligentemente por un equipo de veterinarios.

El oso persiste en beber su leche. El descubrimiento del cachorro tuvo lugar en Hakkari, una provincia vecina a lo largo de la frontera turca con Iraq. Avistamientos de osos son poco frecuentes en esta región particular del mundo.

El profesor Lokman Aslan, quien se desempeña como director del centro, informó a los reporteros que la instalación cuida anualmente a numerosos animales heridos que llegan a su atención. Sin embargo, es una ocurrencia rara para ellos encontrarse con osos que necesiten ayuda.

A pesar de su rareza, se han observado más osos en los alrededores en tiempos recientes. El profesor Lokman Aslan señaló que recientemente habían proporcionado tratamiento para dos osos adultos heridos.

El nombre “Hakvan” para el cachorro de oso es una ingeniosa combinación de “Hakkari” y “hayvan”, que fusiona la palabra turca para animal con el lugar donde se descubrió al cachorro de oso.

Los trabajadores de rescate tenían como objetivo sacar a Hakvan de la naturaleza, ya que no estaba claro si podría sobrevivir por sí solo sin su madre.

(Hakvan) está bien ahora. Fue alimentado y devuelto al lugar donde se separó de su madre, pero desafortunadamente, no pudo encontrarla”, declaró Aslan. “Así que lo trajimos aquí, donde tiene un hábitat ideal que se asemeja mucho a su entorno natural.

“Implementaremos un proceso de rehabilitación especial para él, pero será un residente a largo plazo aquí”, explicó Aslan. Aún no está claro cuándo el centro de rescate intentará reintroducir a Hakvan en la vida silvestre.

Las autoridades pueden enfrentar desafíos al rehabilitar animales en la vida silvestre después de que han pasado un período prolongado en compañía humana. Los osos, en particular, son conocidos por su naturaleza ѕoсіаɩ. Aunque típicamente no forman grupos familiares extendidos o participan en cacerías grupales, pueden coexistir en muy estrecha proximidad entre sí.

La rehabilitación de osos puede, de hecho, plantear desafíos significativos, especialmente si han pasado un período prolongado lejos de otros osos. Los osos son criaturas inherentemente sociales, conocidas por establecer jerarquías y mantener relaciones de parentesco estructuradas dentro de sus poblaciones. También son capaces de distinguir entre comportamientos humanos amenazantes y no amenazantes, lo que añade complejidad al proceso de rehabilitación.

Los cachorros, así como los osos mayores, a menudo participan en juegos sociales y emplean mecanismos rituales para interactuar con extraños y determinar si son amigables o no. Sin embargo, estos comportamientos suelen ser aprendidos a través de interacciones con su madre o con otros osos en su entorno. Este aprendizaje ѕoсіаɩ juega un papel сгᴜсіаɩ en la capacidad de un oso para navegar sus interacciones tanto con congéneres como con humanos.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *